divendres, 24 d’octubre de 2008

Recital a Martorell




En el marc de les festes del Roser, el 3 d'octubre van llegir-se versos dels poetes de 10 de Barcelona al Museu de l'Enrajolada, de Martorell. Malgrat que l'assistència va ser minsa, el públic va gaudir d'allò més amb la lectura d'Ambrosio Gallego, J. L. García Herrera, Andreu González Castro i José Florencio Martínez.

A la primera foto, d'esquerra a dreta, hi ha José Florencio Martínez, Ambrosio Gallego, el regidor Lluís Esteve i Balaguer, Andreu González Castro i José Luis García Herrera.

dilluns, 20 d’octubre de 2008

Reseña en Barcelona Review

Por Cinta Montagut

10 de Barcelona
Varios autores
Abadia edicions, Maçaners 2008

Recientemente ha aparecido una antología poética,10 de Barcelona , que nos ofrece una muestra del trabajo de diez escritores que comparten sus vivencias y su experiencia creativa en la ciudad de barcelona que les sirve como escenario o motivo de sus poemas o simplemente como inductora de toda su creación.

Carles Duarte, poeta él mismo además de filólogo, afirma que “aunque no haya nacido ningún premio Nobel en Barcelona es una de las principales capitales poéticas de Europa”. Esta afirmación la corrobora la obra de los integrantes de esta antología, poetas todos ellos premiados y reconocidos, con una obra amplia y consistente y que comparten no sólo el espacio físico y literario que simboliza Barcelona sino también otras inquietudes que van más allá como la ONG Poesía en Acción animada por Guillem Vallejo que promueve la sensibilización en valores humanos a través de la poesía con la publicación anual de las antologías tituladas Poemes per a un món millor (Poemas para un mundo mejor). José Florencio Martínez es miembro de la junta directiva de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) y todos ellos de un modo u otro dedican tiempo y esfuerzo a la difusión de la poesía en distintos ámbitos.

Estos poetas se inscriben de forma natural en el ámbito mestizo de la ciudad que es plural y múltiple, algunos escriben únicamente en castellano o catalán pero encontramos también poetas que escriben indistintamente en una u otra lengua con la misma intensidad y maestría como, por ejemplo, Andreu González Castro, el ya citado Guillem Vallejo o Josep Antón Soldevila.

La presencia del espacio urbano como tema en esta poesía es notable, es el lugar de los deseos, del amor, de la vida. Miquel Lluís Muntané nos habla de una Ciutat desconeguda (Ciudad desconocida) en la que todo es extrañeza e imposibilidad. José Luis García Herrera pasea por barcelona, Venecia, Praga. Andreu González Castro y Vicens Llorca nos hablan de una ciudad que no singularizan. José Florencio Martínez le dice a Barcelona “eres mi claro laberinto, eres / el arrabal y centro de mis horas” como si de una amante se tratara. Felipe Sérvulo viaja hasta Córdoba.

Otro de los temas ampliamente tratado es el de la palabra instrumento esencial de la escritura, “porque a las palabras /el viento se las lleva” (J. A. Arcediano); “me gustan las palabras que no alcanzo” (G. Vallejo).

Hay tabién una presencia notable, en todos los poetas antologados, del mundo contemporáneo a través del vocabulario ( el metro, la guerra, las calles, la amnesia), de la temática de los poemas que va desde la droga hasta las guerras más recientes pasando por el hambre y la insolidaridad.
Y, naturalmente, unido a lo anterior también aparece ampliamente tratado el amor con muy distintos registros. El tiempo, la emoción, el silencio, la muerte y la vida circulan por las páginas de este libro y en cada uno de los poemas que contiene.

En resumen se trata de una antología que reune diez nombres representativos del tejido lírico literario de la ciudad de Barcelona que fuera de ella son desigualmente conocidos y que merecen una atenta lectura, pues su escritura es digna de figurar en un lugar preeminente en el panorama literario peninsular.

Los poetas de esta decena son: J. A. Arcediano, Ambrosio Gallego, Guillem Vallejo, J. F. Martínez, Andreu González Castro, Vicenç Llorca, Felipe Sérvulo, J. L. García Herrera, M. L. Muntané y J. A. Soldevila. Echo en falta la presencia de la obra de alguna mujer de las muchas que escriben en Barcelona y que son contemporáneas a los autores antologados. Quizá una próxima vez.