dissabte, 14 de juny de 2008

Extracto de una carta de José Carol a Andreu González Castro

Recibí la antología, de la que casi todo me era conocido. Magnífico tu poema sobre la patria catalana, cuyos versos finales son remedo del gran Salvador Espriu.

dimecres, 11 de juny de 2008

Prólogo de Carles Duarte i Montserrat

[Anar a la versió en català.]
Barcelona es desde hace siglos una ciudad con fuerte personalidad literaria, aunque en ella se hayan alternado momentos brillantes, de mayor calidad en la producción y de más proyección internacional, con otras en las que la mediocridad de la vida literaria era el reflejo de una sociedad también gris.

Aunque en ella no haya nacido ningún premio Nobel, Barcelona es una de las principales capitales poéticas de Europa. Sólo hay que evocar las odas a Barcelona de Jacint Verdaguer, de Joan Maragall, de Pere Quart o de José Agustín Goytisolo. Pero más allá de éstos y de otros muchos grandes autores que asociamos con Barcelona, cada mes de mayo se realiza en ella una de las propuestas más interesantes del calendario poético europeo: Barcelona Poesia, que incluye, además de lecturas que se realizan en diversos escenarios de la ciudad, el Festival Internacional de Poesía de Barcelona y la celebración de los Jocs Florals.

Añadamos que dentro de la vida literaria barcelonesa existen instituciones tan emblemáticas como el Ateneu Barcelonés, entidades activas a lo largo de muchos años y con perfiles tan distintos como el Aula de Poesía de Barcelona o Poesía Viva, por poner dos claros ejemplos de continuidad, y al mismo tiempo espacios más propiamente orientados a la experimentación y a las jóvenes generaciones de autores como l’Horiginal.

Mal iríamos si Barcelona se limitara a ser tan sólo un decorado que acogiese actos poéticos, sin que creciera en ella un verdadero y denso tejido de autores y proyectos, alrededor del que se desarrollara una vida literaria intensa, con la correspondiente plasmación de toda una serie de iniciativas editoriales. Barcelona es sede de instituciones políticas, de ferias, de empresas, de movimientos cívicos asociativos y culturales. Pero es también ciudad de escritores. De buenos escritores.

10 de Barcelona reúne a diez poetas que son Barcelona, aunque no hayan nacido o no vivan en ella (encontramos poetas que viven en el Barcelonés, en el Baix llobregat, en el Maresme…; la suya es una Barcelona que se extiende y se estira más allá de la ciudad): forman parte de ella, se inspiran en ella, la comparten. De hecho, se podría decir que escriben poesía urbana, herida de calles y miradas, aunque afortunadamente todos ellos sean autores de múltiples registros.

Los poetas que integran esta antología son poseedores de una obra consistente, reconocida por la crítica y por los jurados de certámenes literarios relevantes y que ha ido apareciendo desde hace tiempo en libros destacados de la producción poética de los últimos años. No me puedo detener en presentar, dentro de estas breves palabras introductorias, el perfil de cada uno de los poetas antologados, que, en todo caso, precede a sus poemas incluidos en este volumen. Son autores de encuentro entre lenguas, confluentes, que han caminado juntos pese a escribir en idiomas distintos y que en diversos casos han alternado con éxito el catalán y el castellano en su escritura poética.

Los 10 de Barcelona significan mucho en la vida literaria barcelonesa. Todos ellos, además de excelentes poetas, han sido y son miembros activos de sociedades literarias y están involucrados en el impulso y la presencia pública de la poesía. Son grandes autores, pero no solamente autores. Son una parte notable del alma literaria de Barcelona.

Maestros del gesto turbador de la metáfora e interpretes privilegiados de la alegría y el dolor, nos ofrecen en este volumen una cata muy significativa de su trayecto creativo. En ella podemos reconocer la voz, el estilo de cada uno y cómo aquélla va haciéndose cada vez más estremecedora.

Podemos saborear la sensualidad inquietante de José Antonio Arcediano: “Me encomiendo a los broches de tu piel/ a tu lado surgido de la noche”, la estremecida y bellísima modernidad de los versos de Ambrosio Gallego: “Lo dice la noche que me invita a su mesa/ con dos vasos y una jarra de lluvia”, la expresión conmovida y la experiencia apasionada de José Luís García Herrera: “Ha caído derecho como un árbol./ No ha llorado./ Llevaba los puños cerrados,/ como si llevase algo en las manos./ ¿La vida?”, la serena y profunda humanidad y el inmenso talento literario de Andreu González Castro: “Cuando la luz haya corrido ciega/ como el vuelo de algunas mariposas/ a abrazarse a la llama del presente,/ tu te me habrás de nuevo adelantado”, el coraje luminoso y la inspirada ambición de José Florencio Martínez: “Meter el mar en un verso/ mecerlo en espiral de luna y beberlo./ Luego preguntar al espejo/ por la orfandad del azul/ y la soledad del cielo.”, el humanismo espiritual y la celebración armoniosa de la vida de los poemas de Vicenç Llorca: “sobre el llagut, la llum de les escates;/ en el velam, el vent de l’aventura,/ a dins els cors, la pau dels qui vindran”, la cadencia exacta y delicada, la dignidad esencial y el compromiso cívico de Miquel-Lluís Muntané: “La nostalgia es cria en terres ermes;/ provem si som a temps d’engendrar l’alba”, la poesía, al mismo tiempo vital y empapada de una sabiduría antigua e intemporal de Felipe Sérvulo: “Entonces ya no sé si alguna vez te tuve cerca;/ porque, quizás, el tiempo es sólo una medida/ que nos hemos dado algunos hombres./ Y los días, sus huellas”, la mirada reflexiva, enraizada en la tierra y el gesto, como una meditación incesante de Josep Antón Soldevila: “A la llum del migdia, les paraules/ són quietes ales cansades”, i la maravillosa, íntima y común a la misma vez, solidaridad que se respira en los versos lúcidamente esculpidos por Guillem Vallejo: “Dejar estar las cosas; que encuentren su lugar/ un poco sin nosotros. Desaparecer justo/ a tiempo. No agrietemos el ánimo buscando/ ventanas en el viento, solidez en el mar.”


Leer 10 de Barcelona es reseguir, verso a verso, el nombre de una ciudad, dibujar sus contornos de sueños y penumbras, su mano tan llena de horizontes. 10 de Barcelona es una celebración de la ciudad y de los poetas que en ella han plantado el anhelo y la mirada. Es un libro hecho de tiempo y de ahora, de vida exultante y helado silencio, de literatura con la que la vida de afirma y persiste, salvada de la noche en un poniente incandescente que conserva al mismo tiempo el instante de plenitud y el rumor de lo cotidiano, como un mar que se duerme en el fondo de nuestros ojos. Celebro, celebremos cada uno de estos poemas.

Pròleg de Carles Duarte i Montserrat

[Ir a la versión en castellano.]

Barcelona és des de fa segles una ciutat amb una forta personalitat literària, encara que hi hagin alternat els moments brillants, de més qualitat en la producció i de més projecció internacional, amb d’altres on la mediocritat de la vida literària reflectia la grisor de la societat.

Encara que no hi hagi nascut cap Premi Nobel, Barcelona és una de les principals capitals poètiques d’Europa. N’hi ha prou d’evocar les odes a Barcelona de Jacint Verdaguer, de Joan Maragall, de Pere Quart o de José Agustín Goystisolo. Però més enllà d’aquests i de molts altres grans autors que associem a Barcelona, cada mes de maig s’hi duu a terme una les propostes més interessants del calendari poètic europeu: Barcelona Poesia, que inclou, a més de lectures dutes a terme en diversos escenaris de la ciutat, el Festival Internacional de Poesia de Barcelona i la celebració dels Jocs Florals.

Afegim-hi que dins de la vida literària barcelonina hi ha institucions tan emblemàtiques com l’Ateneu Barcelonès, entitats actives al llarg de molts anys i amb perfils tan diferents com l’Aula de Poesia de Barcelona o Poesia Viva, per posar dos clars i ben diversos exemples de continuïtat, i alhora espais més pròpiament orientats a l’experimentació i a les joves generacions d’autors com l’Horiginal.

Malament rai si Barcelona es limités a ser tan sols un decorat que acollís actes poètics sense que hi creixés un veritable i dens teixit d’autors i projectes a l’entorn del qual es desenvolupés una vida literària intensa, amb una plasmació, a més, en un seguit d’iniciatives editorials. Barcelona és seu d’institucions polítiques, de fires, d’empreses, de moviments associatius cívics i culturals. Però també és ciutat d’escriptors. De bons escriptors.

10 de Barcelona reuneix deu poetes que són Barcelona, encara que no hi hagin nascut o que no hi visquin (hi trobem poetes que viuen al Barcelonès, al Baix Llobregat, al Maresme,…; la seva és una Barcelona que s’escampa i s’estira més enllà de la ciutat): en formen part i s’hi inspiren, la comparteixen. De fet, es pot dir que escriuen una poesia urbana, ferida de carrers i de mirades, encara que siguin sortosament tots ells autors de molts registres.

Els poetes que integren aquesta antologia tenen una obra consistent, que ha estat reconeguda per la crítica i per jurats de certàmens literaris rellevants i que s’ha anat publicant des de fa temps en llibres destacats de la producció poètica dels darrers anys.

No em puc aturar aquí a presentar en aquests breus mots introductoris el perfil de cada un dels poetes antologats, que precedeix en cada cas els seus poemes inclosos al llarg d’aquest volum. Són autors de trobada entre llengües, confluents, que han caminat junts tot i escriure en llengües diferents i que en diversos casos han alternat reeixidament el català i el castellà en la seva escriptura poètica.

Els 10 de Barcelona signifiquen molt en la vida literària barcelonina. Tots ells, a més de ser excel·lents poetes, han estat i són membres actius de societats literàries i són homes involucrats en l’impuls i la presència pública de la poesia. Són grans autors, però no són només autors. Són una part notable de l’ànima literària de Barcelona.

Mestres del gest trasbalsador de la metàfora i intèrprets privilegiats de la joia i del dolor, ens ofereixen en aquest volum un tast prou representatiu del seu trajecte creatiu. Hi podem reconèixer la veu, l’estil de cada poeta i com va fent-se més alta i més colpidora amb cada nou volum.

Hi podem assaborir la sensualitat inquietant de José Antonio Arcediano: “Me encomiendo a los broches de tu piel,/ a tu tacto surgido de la noche”, l’estremida i bellíssima modernitat dels versos d’Ambrosio Gallego: “Lo dice la noche que me invita a su mesa/ con dos vasos y una jarra de lluvia”, l’expressió commoguda i l’experiència apassionada de José Luis García Herrera: “Ha caído derecho como un árbol./ No ha llorado./ Llevaba los puños cerrados,/como si llevase algo en las manos./ ¿La vida?”, la serena i profunda humanitat i l’immens talent literari d’Andreu González Castro: “Cuando la luz haya corrido ciega/ como el vuelo de algunas mariposas/ a abrazarse a la llama del presente,/ tú te me habrás de nuevo adelantado”, el coratge lluminós i la inspirada ambició de José Florencio Martínez: “Meter el mar en un verso/ mecerlo en espiral de luna/ y beberlo./ Luego preguntar al espejo/ por la orfandad del azul/ y la soledad del cielo.”, l’humanisme espiritual i la celebració harmoniosa de la vida dels poemes de Vicenç Llorca: “sobre el llagut, la llum de les escates; /en el velam, el vent de l’aventura,/ a dins els cors, la pau dels qui vindran”, la cadència exacta i delicada, la dignitat essencial i el compromís cívic de Miquel-Lluís Muntané: “ La nostàlgia es cria en terres ermes;/ provem si som a temps d’engendrar l’alba”, la poesia alhora vitenca i amarada d’una saviesa antiga i intemporal de Felipe Sérvulo: “Entonces, ya no sé si alguna vez te tuve cerca;/ porque, quizás, el tiempo es sólo una medida/ que nos hemos dado algunos hombres. /Y los días, sus huellas.”, la mirada reflexiva arrelada en la terra i en el gest, com una meditació incessant de Josep Anton Soldevila: “A la llum del migdia, les paraules/ són quietes ales cansades”, i la meravellosa, íntima i comuna alhora, solidaritat que respira en els versos lúcidament esculpits per Guillem Vallejo: “Dejar estar las cosas; que encuentren su lugar/ un poco sin nosotros. Desaparecer justo/ a tiempo. No agrietarnos el ánimo buscando/ ventanas en el viento, solidez en el mar.”

Llegir 10 de Barcelona és resseguir, vers a vers, el nom d’una ciutat, dibuixar els seus contorns de somnis i penombres, la seva mà tan plena d’horitzons. 10 de Barcelona és una celebració de la ciutat i dels poetes que hi han plantat l’anhel i la mirada. És un llibre fet de temps i d’avui, de vida exultant i del glaç del silenci, de literatura amb què la vida s’afirma i persisteix, salvada de la nit en un ponent incandescent que en preserva al mateix temps l’instant de plenitud i la remor quotidiana, com un mar adormint-se al fons dels nostres ulls. Celebro, celebrem cada un d’aquests poemes.

dimarts, 10 de juny de 2008

10 de Barcelona

Por Felipe Sérvulo

El pasado 21 de abril se presentó en el Palau de la Virreina (La Rambla, 99), la antología poética 10 de Barcelona (Abadia Editors, Colección Lluerna, Maçaners, 2008). La presentación fue realizada por el poeta, narrador y crítico José Luis Giménez-Frontín, secretario general de la l’Associació Col·legial d’Escriptors de Catalunya (ACEC). Los poetas aparecen en el volumen por orden alfabético y formamos parte de ella: José Antonio Arcediano, Ambrosio Gallego, Guillem Vallejo, José Florencio Martínez, Andreu González, Viçens Llorca, Felipe Sérvulo, José Luis García Herrera, Miquel-Lluís Muntané y Josep Anton Soldevila. Todos nosotros hemos cedido los derechos de autor derivados de la venta de los libros a la ONG Poesia en Acció. El prólogo del libro es de Carles Duarte (1959), poeta y lingüista. Su obra ha sido traducida a diferentes lenguas y ha merecido los premios Rosa Leveroni, Vila de Martorell y Crítica "Serra d'Or". Es caballero de las Artes y las Letras de la República Francesa. Entre sus libros de poesía destacan Tríptic hebreu, El silenci, El centre del temps y Els immortals. También ha publicado libros de narrativa. Dentro del ámbito social y político es importante hacer referencia a su labor como Secretario general de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya durante el gobierno de Jordi Pujol. También fue el Vicepresidente del Foro Universal de las Culturas Barcelona 2004 y es el patrón honorífico de la Fundación Foro Universal de las Culturas.

Aunque el título del libro hace referencia a Barcelona, algunos de los autores no hemos nacido o no hemos vivido en ella. Somos ciudadanos del Barcelonés, del Baix Llobregat, del Maresme, del Garraf… una Barcelona que se extiende más allá de los límites la ciudad y formamos parte de ella, nos inspiramos en ella y la compartimos. Escribimos, pues, una poesía urbana herida de calles y de miradas, aunque cada uno de nosotros, afortunadamente con un registro diferente. Carles expresa, con acierto, que somos autores de encuentro entre lenguas, confluentes, que hemos caminado juntos pese a escribir en idiomas distintos y que “mal iríamos si Barcelona se limita a ser tan sólo un decorado que acogiese actos poéticos, sin que creciera en ella un verdadero y denso tejido de autores y proyectos, alrededor del que se desarrollara una vida literaria intensa, con la correspondiente plasmación de toda una serie de iniciativas editoriales. Barcelona es sede de instituciones políticas, de ferias, de empresas, de movimientos cívicos asociativos y culturales. Pero es también ciudad de escritores.” Y prosigue: “Leer 10 de Barcelona es recorrer verso a verso, el nombre de una ciudad, dibujar sus contornos de sueños y penumbras, su manos tan llena de horizontes 10 de Barcelona es una celebración de la ciudad y de los poetas que en ella han plantado el anhelo y la mirada. Es un libro hecho de tiempo y de ahora, de vida exultante y helado silencio, de literatura con la que la vida afirma y persiste, salvada de la noche en un poniente incandescente que conserva al mismo tiempo el instante de plenitud y el rumor de lo cotidiano, como un mar que se duerme en el fondo de nuestros ojos”.

Publicat en La Voz de Castelldefels, 27 de maig 2008.
Enllaç a l'article original